Sólo el día y la noche.

Hoy al amanecer volví a sentir lo que ya vengo sintiendo de mucho tiempo hacia acá… ¡otro amanecer, con la sensación de que el previo acababa de suceder hace tan solo un momento! ¡El tiempo me está pasando tan exageradamente rápido! Y pensaba: “Me queda claro que los días y sus nombres (lunes, martes, etc.) son inventos del hombre, no existen en realidad; les hemos dado vida por crear un sistema que favorezca el orden en cumplimento de tiempos, pero lo único que realmente hay es el día y la noche, el planeta Tierra girando… eso es todo, y…, pues bien… otro giro hoy”. Eso pensaba hoy al despertarme, sólo el día y la noche.

Todos tenemos sólo esas 24 horas al día, todos tenemos el mismo tiempo mientras estemos en la misma “nave” llamada planeta Tierra. Y que fuerte es que, viéndolo así, estamos “condenados a elegir” qué hacer en ese tiempo porque no podemos hacer todo lo que quisiéramos, por lo menos aquellos como yo que se nos antoja hacer ¡tantas cosas! Pero no alcanza el tiempo, luego así, nos vemos forzados a elegir. Y dependiendo de esa elección serán los resultados que obtengamos de ese tiempo. Tan solo te sugiero, ¡deja de ser pieza de ajedrez para aquel que está jugando su juego, y mejor ¡conviértete en el jugador! No temas cambiar para hacer del poco tiempo que tenemos, una valor extraordinario para ti, el jugador de tu propio juego llamado ¡tu propia vida! ¿Te puedes equivocar? ¡Por supuesto que sí! Pero ¿qué crees? ¡Puedes corregir en cualquier momento! No eres un árbol para quedarte fijo en un mismo lugar para toda la vida. ¡Eres un ser humano con capacidad para discernir y preferir! Tienes el enorme poder de decidir algo mejor para ti. ¡Puedes cambiar! Yo suelo hacerlo con frecuencia y, de hecho, acabo de realizar un poderosísimo cambio en mi vida en fechas recientes. ¡Cuán mejora logré! ¡Enorme! Estoy feliz de atestiguar con mis propios ojos los tremendamente mejores resultados por haberme atrevido a cambiar. Cuando la gente me pregunta cómo fue que me atreví a realizar un cambio así de grande, simplemente respondo: “Me di cuenta del poco tiempo que me queda de vida. No hay tiempo que perder en lo que con toda evidencia no me estaba generando los resultados que busco, entonces ¡urgía cambiar! Y cambié. Así de sencillo”. Precisamente por ello hace unos días en mi fan page de facebook publiqué una frase que me encantó de Buda: “Tu problema es que piensas que tienes tiempo”. No sé qué edad tengas, no qué tan jovial te creas o te sientas, pero lo único que te puedo afirmar es que tengas la edad que tengas, te sientas como te sientas… tu problema es que piensas que tienes tiempo. Por favor… ¡sé objetivo! Si tienes una meta con tu pareja, con tu trabajo, con tu compañía, con tu salud, con tu economía… y no la logras en un tiempo razonable los resultados que deseas (sé que aquí hay una gran amplitud de opciones, pero ponte de límite 90 días para “ver” una fuerte evidencia de resultados), ¡cambia! Lo que haces no te está funcionando por más que alguien te diga que “persistas”. Sé objetivo. Te aseguro que muchas veces no será cuestión de perseverancia, será cuestión de que cambies. Repetir la misma tontería una y otra vez intentando un resultado, no transforma esa tontería en virtud ni mucho menos garantizará el resultado que buscas, solo es una tontería ya realizada por un necio. Antier me platicaba un muy querido amigo que va diario al gimnasio cómo veía sudar y sudar y sufrir a una pobre mujer muy pasada de peso haciendo ejercicios que ella cree que le van a servir para bajar de peso. Mi amigo como experto la observaba y solo pensaba para sí: “…pobre mujer, sufriendo tanto haciendo ese ejercicio que está haciendo tan mal, que solo la está lastimado, y que además lo hace con tanta perseverancia creyendo que va a bajar de peso, cuando si lo que busca es bajar de peso, ¡lo primero sería cambiar su alimentación!”. De paso esté decir que mi amigo vio cómo comía ciertas barritas comerciales esa persona y alcanzó a escuchar cómo platicaba con una amiga de lo que comía y mi amigo dijo con todo un conocimiento cierto, “esa mujer jamás va a bajar de peso y pronto va a decir que hacer ejercicio no sirve de nada, se va a frustrar o va a sufrir más queriendo hacer más y más ejercicio para bajar de peso, algo que nunca le funcionará si sigue comiendo así”. Y mi amigo dijo bien. Este es un ejemplo de cómo muchas veces nos falta un conocimiento de “otras cosas” para lograr lo que queremos. Pero nuestro ego puede ser tan grande, tan tonto, que nos cerramos y no queremos ver ni creer que existe algo que verdaderamente sí funciona para lograr lo que queremos. Así de absurdos podemos llegar a ser los humanos, empecinándonos con querer llegar a Toluca insistiendo en seguir y seguir y seguir andando por la carretera hacia Veracruz. ¡O sea! 

Ejemplos hay muchos, desde ese del gimnasio que te di donde mucha gente sigue creyendo que persistir en el ejercicio los va a bajar de peso sin hacer grandes cambios en su alimentación (cosa que es un error) hasta quien lleva meses o años en una relación que desde el día uno quedó muy claro que no funcionaría y que es desgastante y terrible, pero luego de todas esas evidencias de maltrato e insatisfacción, siguen creyendo que algo pueda cambiar y si persisten en llevar esa relación podrá mejorar con el tiempo. Hay un estúpido en la ecuación, y no, no es la otra persona. ¡Cuán absurdos podemos llegar a ser los humanos cuando frente a las rotundas evidencias de insatisfacción aún así no cambiamos creyendo que simplemente “por seguir ahí” todo podrá mejorar en un futuro! Yo me pregunto, ¿…qué no verá esa persona la franca y evidentísima “tendencia”? No, muchos no la ven, ni en su salud, ni en su relación de pareja, ni en sus negocios. De verdad… urge hacer un algo y analizar con total objetividad la tendencia. Y si no nos gusta hacia donde nos está dirigiendo, ¡cambiar el rumbo! ¡Cambiar todo lo que se necesite cambiar! Queda poco tiempo.

Te invito a que descubras que sólo tenemos el día y la noche, pero lo que hagas en ese tiempo, siendo honestos y con inteligencia, evitando toda necedad absurda, costumbre tonta o enamoramiento falso, hará que tu experiencia como humano en el poco tiempo que tenemos, sea la construcción de una verdadera obra de arte que disfrutes intensamente. Si alguien te insiste en que perseveres y persistas cuando tú no estás logrando los resultados que deseas luego de un tiempo razonable, eres tan solo una pieza de su ajedrez; mejor cambia y sé tú el que juega. Juega a ganar. Necesitarás atreverte a cambiar, de ser una simple pieza del juego, a ser un exitoso jugador.

Atreverte a cambiar con la evidente posibilidad de mejorar, te garantizo que te generará una gran…

¡Emoción por existir!

– Alejandro Ariza.

 

Anuncios

4 comentarios sobre “Sólo el día y la noche.

  1. Alejandro …indudablemente que el sentir su escrito me enlaza con lo que en este momento necesito, y una vez más me queda claro que lo que NECESITO SABES…ME SERÁ REVELADO!!! Graciasu respetado y admirado Alejando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s