Tu verdadero reto para mejorar en el Año Nuevo: HACER.

Permíteme confrontarte con una tremenda verdad: todos los buenos deseos que la gente te profiere para el Año Nuevo y que, alrededor de estos días, son prácticamente como un saludo forzoso, ¿realmente generan esa mejora deseada? Para saber la respuesta, observa cómo te fue este año y recuerda los mismos buenos deseos que escuchaste en enero pasado. Porque esto es cíclico y se repite año tras año. Los buenos deseos de Año Nuevo ya son como una cantaleta. Es imperativo que seas brutalmente honesto en tus respuestas. Veamos algunos ejemplos:

–“Ay, pues ya sabes todo lo que se te desea, heee, feliz año y que tengas mucha salud, dinero y amor… pero sobre todo salud, que con eso ya vamos de gane, ¿verdad?”, seguido de sonrisita medio falsa y abrazo.

A ver, analicemos este clásico. Este año que está terminando… ¿realmente tuviste salud y con eso ya estuviste de gane? Necesitas ser sincero en tu respuesta, al fin la tienes a flor de piel en este año que termina, lo puedes ver con todo el rigor de la evidencia. ¿Qué tal tu salud este año? ¿Y, por cierto, ya notaste que muchas veces para tu “salud” en este año necesitaste dinero? Entonces no habría que poner al dinero en segundo o tercer lugar, quizá en el primero, dado que lo necesitaste imperiosamente para comprar comida de mucho mejor calidad y menos contenido de azúcar, para pagar la consulta al médico, comprar las medicinas o hasta para haber pasado por el hospital. ¿Viviste el amor este año? ¿De verdad? ¿Amor, amor del bueno? Si fue así, quizá implicó una cena o un buen regalo o un inolvidable viaje… ¡Ah…dinero otra vez! Por eso no hay que desdeñar el dinero. La gente parece que le da sarna poner al dinero en primer lugar, es malo, Dios le puede castigar, se ve mal socialmente, pareces codicioso, en fin… no le das importancia, aunque los demás te lo desearon desde enero del año que ahora está terminando. Y lo necesitaste hasta para el amor y la salud. Sé honesto. Este año que termina, ¿mejoró tu vida en dinero, salud y amor? Y si fue así, ¿sucedió sólo porque te lo desearon muchas personas cuando empezó el año hace 12 meses? ¿No más porque te lo desearon y ya?

–“Feliz año… que todos tus deseos se hagan realidad”.

¿Realmente viviste feliz este año que termina tan sólo porque alguien te lo deseó? ¿De verdad tuviste tal claridad de deseos así como para cada una de las 12 uvas mientras las 12 campanadas del Año Nuevo? Vamos… ¿tuviste deseos o fue otro año de mera inercia viviendo exactamente igual que los anteriores? Sé honesto. ¿De verdad fuiste feliz sólo porque te lo desearan? ¡No! Bueno, quizá si fuiste feliz, pero lo que quiero que veas es que, si lo fuiste, no fue tan sólo porque alguien te lo deseara así no más en un saludo de la última semana de diciembre y los primeros días de enero o porque lo hubieras incluído en una uva. ¡No! Si fuiste feliz fue porque HICISTE algo que te generó felicidad.
Y no, no quiero que empieces a decir: “Bueno, hubo de todo, tuve momentos felices y otros no tanto, como todos”. No, no, no. No se trata de que hagas un balance. Hay algo más sencillo para comprobar si el año que termina gestó felicidad, dinero, amor, salud: cómo te siente hoy, precisamente cuando lees esta columna, ahora que está terminando el año. Tienes que ser brutalmente honesto contigo. Cómo están tus finanzas hoy, tu vida de relación, tu peso, tu salud, tu felicidad. Sé sincero.

–“Qué tengas un gran año y que ganes muchísimo dinero…”.

Qué tal este año que termina donde ya puedes ver lo que sucedió luego de ese deseo que te profirieron hace un año. ¿Funcionó que te lo desearan para que como por arte de magia desaparecieran tus deudas y empezaras acumular riqueza ahorrando e invirtiendo? ¿Realmente tienes más dinero que el año pasado gracias a ese deseo que se te profirió varias veces y por varias personas y que, además, lo viste una y otra vez en tu Facebook lleno de imágenes de abundancia para tu año y para que ahora sí te conectaras con la abundancia, y que de hecho tú, a propósito, disfrutaste de ver esa imagen una y otra vez? ¿Qué pasó? Ahora que estamos a final del año, tienes la evidencia de ver si funcionó o no. ¿Qué tal tus tarjetas de crédito? Su saldo está en ceros o sigues pague y page y… los buenos deseos que te profirieron desde el año pasado no funcionaron.
Quizá ya te estés empezando a dar cuenta de a dónde te quiero llevar: si quieres mejorar en el Año Nuevo, necesitas HACER algo nuevo tú sólo, tú sola, y de las más inteligentes maneras de hacerlo es planeándolo. Alrededor de estas fechas es ideal, emocionalmente hablando, el momento para planear qué hacer y mejorar haciéndolo.
Perdón si sueno a aguafiestas (así suele sonar alguien que te confronta con la verdad y destruye tu infantil ilusión que hay alrededor de estos días de fiesta) pero te lo tenía que decir: los buenos deseos y la intención no bastan para generar una real mejora en tu vida. Necesitas tú sólo, tú sola, planear qué hacer y hacerlo. La planeación es una bendición donde usarás el exquisito privilegio humano de la imaginación, esa capacidad de ver anticipadamente, y de lo que veas así, te surgirá la emoción necesaria para moverte y atreverte, con entusiasmo, a hacer lo que tengas que hacer para vivir el resultado que se asomó gracias a tu imaginación, tu planeación. ¡Esta experiencia es divina, repito, privilegio de ser humano!
Deja de sentir bonito con cada saludo de buenos deseos de Año Nuevo que escuches alrededor de estos días. ¡Ya viste su resultado este año! Claro, sé amable y escúchalos, quizá hasta créelos, pero descubre que no sucederá nada nuevo y bueno si no haces lo necesario para que así suceda. No es cuestión de que te lo deseen, es cuestión de que tú lo desees y de tal manera que te atrevas a hacer algo diferente en tu vida y de verdad lo hagas. Lo único que cambiará tu vida es un cambio en tus hábitos. Los hábitos son actos inconscientes y así, lo primero que necesitarás es descubrir cuáles tienes para encontrar los malos y desterrarlos. ¿Cómo? Sustituyéndolos por nuevos hábitos buenos al adquirir el nuevo conocimiento de ellos.
Una de las mayores transformaciones en mi vida fue atreverme a hacer lo que ya hasta publiqué detalladamente en mi más reciente libro, Inteligencia para el dinero, editorial Nueva Conciencia. ¿Quieres tener más dinero el Año Nuevo con todas las bendiciones que esto atrae? ¿Quieres mejorar tus finanzas de verdad y para siempre? ¿Quieres dejar de tener deudas y vivir la sublime experiencia de no deber nada a nadie? Tienes que leer con urgencia ese libro y seguir los ocho pasos que te muestro ahí. Ahí descubrirás la trascendencia de que tú sólo, tú sola, anheles mejorar. Luego, descubrirás el enorme poder de llevar un registro de tus gastos para, por primera vez, ver con tus propios ojos a dónde “se te va” el dinero y descubras tus hábitos de gastos. ¡Este descubrimiento es enorme! Ahí se descubren los errores hechos hábitos y se corrigen, y entonces, ahí luego creas un presupuesto. Ahí tú decides a dónde irá tu dinero, y ya no se te va. Cuando logras este cambio, la vida te cambia porque tú la cambiaste. Y lógicamente hay mucho más que comentar al respecto, pero para eso tienes el libro entero. ¡Urge que lo leas, rápido y completo para aplicarlo cuanto antes! Aquí… ¡Cuanto antes mejor! Mucha gente me ha preguntado dónde conseguirlo. Sólo y exclusivamente está de venta por mi tienda en Internet haciendo clic aquí. Pronto también lo encontrarás en su versión digital en Amazon, en su versión para “kindle”.
La gente se desespera por no ver resultados rápidos, pero todo lo hace lento o lo deja a medias. ¿Entonces? ¿Quién es el origen de la velocidad de los resultados? Quien los desea. ¡Tú! Confróntate con esto. Muchas veces tu desesperación eres tú mismo.
La enorme enseñanza que me dejó crear uno de mis libros más prácticos, quizá el más, Inteligencia para el dinero, es que sus fundamentos los puedo aplicar a otras áreas de mi vida: investigar mis hábitos y corregir. Otro ejemplo, que es un clásico en los propósitos de Año Nuevo: bajar de peso. No es lo mismo desearlo y ahí cuando se pueda ir bajando, a tomar un registro, planear un “presupuesto de peso” y seguir los pasos necesarios comprobando que se van cumpliendo las metas. Yo esto lo acabo de hacer hace un rato y fue enorme mi alegría y emoción. ¡Tengo un plan a un año para bajar de peso! Sé exactamente a dónde debo llegar y sé exactamente cuánto deberé pesar al final de cada mes de los siguientes 12 meses del Año Nuevo. Ya lo sé desde ahora. ¡Es tan poderoso! Te daré la “receta”: pésate ahora mismo. ¡Necesitas ver números fríos, reales! Lo que no se mide, no se puede mejorar. Ahora, por tu talla y complexión, investiga cuál sería tu peso ideal (para ello hoy en día ya hay una enorme cantidad de páginas de internet que te ayudan a ello o apps). Ahí sabrás exactamente cuántos kilos tienes de más. Esa cantidad divídela entre 12, y sabrás lo que debes bajar cada mes. Luego, a esa cantidad mensual, divídela entre cuatro y sabrás cuánto peso deberás perder por semana durante todo el Año Nuevo. Lo más posible es que te sorprenda lo poquito que necesitas bajar cada semana, algo sumamente fácil de lograr, si lo planeas de esta manera, si llevas un registro, si “presupuestas tus ingresos de comida a tu cuerpo”, lo lograrás con emoción. ¡Ves el poder de la planeación! ¿¡Te imaginas en tu peso ideal en diciembre del año entrante?! ¿Qué tal te quedará la ropa para esas siguientes fiestas y cómo te verás? Ayúdate sintiendo cómo te queda tu ropa hoy y analiza si te gusta esa sensación. Te aseguro que sentirás la emoción necesaria para empezar una alimentación consciente que mejore tu salud desde este momento y sin sufrirla, gozándote el hacedor de ti mismo. ¿Sientes emoción? Haz este plan y me platicas. Libros que te ayuden para saber cómo mejorar en tu peso, también los encuentras en nuestra librería en línea, haciendo clic aquí.
Descubrirás que el verdadero reto para el Año Nuevo es HACER cosas nuevas, dejando de hacer lo que te dañó o no funcionó. No hay otra manera de mejorar. No hay. –Vuelve a leer las dos frases anteriores–. Olvídate de tomar el curso que te conecte con la abundancia y te ayude a descubrir tu grandeza interior (esos cursos abundan alrededor de estas épocas), olvídate de los cuarzos, de poner el borreguito detrás de la puerta, del gatito japonés moviendo su patita frente a la entrada de tu negocio, del chupamirto aplastado, de la pata de conejo, del ojo de venado, de la estampita milagrosa, etc. Nada de eso sirve si no haces lo necesario cambiando tus hábitos de vida. Lo único que mejorará tu vida es hacer de manera diferente las cosas y para ello necesitas adquirir conocimiento específico de cómo hacerlas. En el caso específico del dinero, ese conocimiento está en mi libro Inteligencia para el dinero. Por eso urge que lo leas. Sólo el conocimiento real del área específica a mejorar es lo que hará que hagas las cosas diferentes, nuevas para ti, adquiriendo el conocimiento de un experto, de alguien que ya lo vivió y vive parado en la evidencia de la mejora, descubres la respuesta al “cómo hacerlo”. No hay otra manera de mejorar. Tienes que hacer mejor las cosas. Y hacerlas ya. ¿Cómo? Lee el libro. Lee del tema que te interese mejorar. Yo en esta columna ya hasta te dije un cómo para planear bajar de peso con emoción por planear inteligentemente. Ahora necesitas leer de expertos que te ayuden a alimentarte mejor. Tú ya tienes el plan.
Tienes que hacer cosas nuevas con mayor inteligencia. Los buenos deseos no bastan. Por eso, yo desde hace años, jamás le digo a la gente: “Feliz año, que todos tus deseos se hagan realidad” …, como si los deseos tuvieran voluntad propia. Yo mejor te digo con una Nueva Conciencia:

¡Feliz Año Nuevo… que todos tus deseos tú los hagas realidad!

¡Eso sí! Esa posibilidad sí es la que existe. Ello implicará lo que inicia todo: el poder de tu deseo. ¿Tienes deseos… realmente? Desde ahí es una gran confrontación ya. Luego, si los tienes, ¿sabes cómo llevarlos a cabo? Si no, urge usar estos días para buscar los libros que te enseñen cómo. Y luego, gracias a tu planeación, a tomar tu calendario y ver todo tu año, ese nuevo que tienes enfrente, repartir las acciones a realizar mes tras mes, esas que requerirás hacer tú sólo, tú sola, para ver un nuevo ser en diciembre del año entrante. ¡Qué gran año va a ser así!, perdón, corrijo: ¡Qué gran año vas a hacer así!

¿Quieres un Año Nuevo de verdad nuevo? Tienes que atreverte a hacer cosas nuevas, hacer lo que nunca has hecho los años anteriores, creando nuevos hábitos buenos, en forma totalmente independiente a los buenos deseos que te profiera la gente. Es una decisión personal que debes de tomar ya. La vida está corriendo muy rápido para que tú no corras a disfrutarla por igual. Espero que estas líneas te ayuden, al fin, a vivir la vida que tú deseas haciendo lo que tengas que hacer para cristalizarla en realidad.

Emoción por existir.

–Alejandro Ariza.

ÚLTIMOS DÍAS DE DESCUENTO PARA VER EL VIDEO DEL “WEBINAR INTELIGENCIA PARA EL DINERO” EL PRÓXIMO DOMINGO 7 DE ENERO DEL 2018. Aprovecha el gran descuento existente sólo hasta el 30 de diciembre. Haz clic aquí para toda la información.

Merece

No te engañes. Si de algún autor de superación personal o de algún orador o en alguna publicación de facebook has escuchado cosas como: “…eres el resultado del promedio de las 5 personas con las que más te juntas, por ello, si quieres triunfar, júntate con triunfadores…, los borrachos se juntan con borrachos, los exitosos con exitosos, por ello procura convivir con los exitosos y terminarás igual…, si te juntas con gente extraordinaria, acabarás siendo extraordinario”… ¡no! ¡Así literal, no es cierto! Desengáñate.

Imagínate que te ilusionas con ser un triunfador y vas a un afamadísimo restaurante donde suelen juntarse a comer un grupo de triunfadores, entras, te acercas a su mesa y te sientas a conversar con ellos para ahí mismo empezar a ser un triunfador. ¿Qué va a pasar ahí? Te van a sacar a patadas del restaurante cuando uno de ellos llame a su escolta y le pida ayuda para que te retire por irrumpir en su mesa. Y eso sucederá precisamente porque no eres un triunfador, no mereces estar ahí. Es correcto que conviene juntarse con triunfadores, yo mismo lo he dicho en un sinnúmero de mis conferencias y lo he afirmado como autor especializado en superación personal y desarrollo humano, pero quizá yo sea el único que te explica que para que te acepten los triunfadores y te puedas juntar con ellos, necesitas merecer que te inviten a comer a su mesa. Y merecerás hasta que primero tú te transformes en alguien semejante a ellos. Nunca antes. Esto sí, y esto es muy distinto al mensaje “porrístico” que referencias inexpertas te dicen como mera motivación de pacotilla. La verdad, aunque duela a más de uno, es otra. Necesitas merecer para ascender a mejores relaciones. Y el merecimiento es un trabajo individual, es superacion muy personal antes de merecer la convivencia.

¡Claro que juntarse con exitosos te ayuda a ser más exitoso aún! Pero necesitas merecer juntarte con ellos, de lo contrario nunca serás invitado a su grupo. Tienes que trabajar en ti el desarrollo de las cualidades y aptitudes que tienen las personas del grupo al que deseas ascender. Puedes observar de lejos lo que hacen, puedes leer sus libros (porque varios de ellos escriben revelando lo que hicieron para triunfar) y seguir sus consejos, puedes escuchar audios (porque varios de ellos han grabado sus mensajes del cómo hicieron para superarse) y seguir sus recomendaciones, y así, notarás que te has convertido en uno de ellos… cuando recibas una llamada donde te inviten a comer a su mesa. La invitación a convivir con exitosos manifiesta con toda evidencia el merecimiento, resultado de tu previo trabajo personal en superarte a tí mismo.

Analiza: en este año, ¿qué clase de persona te ha invitado a comer a su mesa y ha empezado una amistad real? ¿Qué nivel sociocultural, moral y económico de persona te ha invitado a su casa para conversar un rato? O bueno, quizá la pregunta tenga que ser más elemental y violenta todavía… ¿alguien te ha invitado este año? Mientras no te confrontes con la verdad en la respuesta a estas preguntas, seguirás ilusionado con motivación facebookera de pacotilla. La verdad es más fuerte, tu superación personal podrás medirla es cuestión del merecimiento a ser invitado a convivir con cierta clase de gente. Acéptalo pacíficamente y toma acción en consecuencia. Cuando un triunfador te llame para ser parte de su equipo, cuando te invite a su casa, cuando te invite a comer, ¡siéntete orgulloso porque, al fin, lo que has hecho contigo empezó a manifestar resultados observables por los triunfadores y has empezado a merecer la selecta convivencia con ese grupo! ¡Felicidades, entonces!

Yo, en varias de mis conferencias y libros, he explicado la “ley de semejanza”: lo semejante atrae a lo semejante y lo distinto repele a lo distinto. Esta segunda parte de “…lo distinto repele a lo distinto” es lo que hoy te explico en esta columna. Se convive con gente afin por merecimiento, y se deja de convivir por la misma razón. Los seres humanos, consciente o inconscientemente, procuramos sentirnos bien todo el tiempo, y ese sentimiento sucede por la confianza sucedida por la afinidad en la convivencia. Lo verás en las formas de vestir, de hablar, de comprar, de viajar, de conversar, de sentir y de pensar, por la música que escuchan y libros que leen. Niveles socioeconómicos, niveles morales, espirituales, intelectuales, emocionales, serán la medida magnética de afinidad. Es fuerte el tema, pero puedes “medirte” por la clase de personas que te invitan, o hasta por experiencias donde puede pasar mucho tiempo y nadie te invita a nada. ¡Mídete ahí! Tienes que observar tu merecimiento. ¿Te caen bien tus vecinos? ¿No te gustan ciertos comportamientos de tus vecinos? Estás ahí y son tus vecinos precisamente por que te pareces a ellos en algún nivel, de lo contrario, ¡ya te hubieras ido de ahí! Vives donde vives por merecimiento.

¿Podría sucederse la increíble excepción de que te inviten a un lugar donde parece que no hay semejanza? Pues siguiendo al afamado refrán de que la excepción hace la regla, sí, la respuesta es sí. Pero…, la ley de semejanza se seguirá cumpliendo. Te sentirás mal, te sentirás fuera de ambiente (tu ambiente) si te ivitan a un grupo al que todavía no mereces pertenecer. Te faltará tema de conversación, permanecerás callado mucho tiempo, los demás notarán con toda evidencia la falta de tus aportaciones, tu imagen también podrá distorsionar un poco el estándar, sentirás asperezas en la convivencia; y es que el merecimiento es el lubricante social que te falta para fluir alegremente en ese convivio. Será debut y despedida.

Observa el tipo de personas como el que te gustaría ser, y empieza a trabajar en tu propia superación personal, empieza transformándote a ti mismo. Eso muchas veces implicará, como imperativo categórico, que dejes a las amistades que hoy tienes, Sí, leíste bien, muchas veces tu superación implicará dejar de convivir con quien hoy convives, y si realmente estás trabajando en ti, esta tranquilo porque la separación también se sucederá casi en automático por la misma ley de semejanza. Te dejarán de llamar tus amigos de antes si sigues superándote. Sigue haciendo lo que antes no hacías, sígue enfocándote en lo que antes no te enfocabas, sigue leyendo lo que antes no leías, sigue escuchando lo que antes no escuchabas, y te aseguro que pronto recibirás la llamada: “¡Hola! Te quiero invitar a cenar a la casa. Vamos a platicar de algo muy interesante. ¿Puedes darte una vuelta?”. Y asiste feliz, con una sonrisa en la cara al colgar esa llamada y poner en tu agenda esa cena. Haz logrado merecer ser invitado. El merecimiento también genera…

¡Emoción por existir!

-Alejandro Ariza.

Con tan poco!

Si has vivido la experiencia de cambiarte de casa descubres cuántas cosas has acumulado y que en verdad no necesitaste nunca. Esto me ha invitado a filosofar un poco al respecto el día de hoy. Estoy convencido de que cuando vives con una clara misión, puedes vivir extraordinariamente bien con tan poco!

La acumulación de bienes suele suceder cuando un vacío existencial le resulta tan doloroso a la persona -esto muchas veces inconsciente- que intenta llenar ese vacío mediante la acumulación de bienes. Nunca lo llenará. El vacío es interior y los bienes exteriores. En el intento de llenar el vacío interior con bienes exteriores nunca acabará y así nace un círculo vicioso de acumulación. La persona acaba para colmo debajo de su propia acumulación. De esto no se da cuenta la persona vacía, esa sin misión ni verdadera alegría por vivir. Pienso que por ello “el sistema” parece que hace todo lo necesario para que la persona no encuentre su misión existencial… y así tiene a un consumidor cautivo casi de por vida.

Cuando una persona vive una clara misión existencial ya es una dicha pero parte de lo que considero un premio a ello es lo poco que necesita para cumplirla. Como si la estrategia consistiera en estar más libre para poder cumplir. Claro que todos necesitamos bienes materiales, pero en este caso se tornan meras herramientas para cumplir con un objetivo muchísimo mayor, a diferencia de cuando los bienes son los objetivos para la persona vacía. Parafraseo a Octavio Paz cuando atinadamente afirmó: “Cuando el medio se vuelve fin se convierte en agente de destrucción”.

A mí en lo personal me alegra mucho descubrir lo poco con lo que puedo vivir extraordinariamente bien. Y cada cambio que tengo, suelo despojarme de más y más bienes que acumulé y que con el paso del tiempo observo con toda claridad que no necesito. Paradoja: una vida simple es más llena. Sin duda, como lo he afirmado en mi libro El verdadero éxito en la vida más allá del ego: menos es más.

Si sientes emoción, demasiada, frente a un bien material, es posible que sea herramienta para cumplir tu misión. Si sientes ansiedad frente a un bien material, incluso pudiendo combinar esa ansiedad con cierto gusto, es posible que solo se trate de un intento de tu ego por llenar cierto vacío existencial. Cuando vayas a adquirir un bien, pregúntate si te traerá paz y alegría. Si es así, sugiero que procedas a su adquisición, pero si no sientes paz y alegría conjuntas, sino un tipo de gusto combinado con ansiedad, sugiero que no adquieras ese bien. Detente a sentir bien. Analiza detenidamente tu sentir momentos antes de toda compra porque por falta de costumbre en autoanalizar tus sentimientos puedes confundirte. La adquisición de un bien que realmente no necesitas no te acercará al bien del contacto con tu centro, ahí donde está tu misión. Despójate de lo que no te acerque a tu misión existencial y observa lo que sucede. ¡Emoción por Existir! -Alejandro ArizA.

Escritor o lápiz.

Si un lápiz tuviera conciencia de su actividad, sentiría un enorme e indescriptible gozo de saber que la verdadera intención del mensaje es algo que “pasa a través de él” sin conciencia del esfuerzo por crear ya que ese no es suyo; un lápiz sólo podría admirarse de lo que sale a través de él observándolo en el papel como la obra terminada. Un lápiz así viviría constantemente en el asombro y en la gratitud de vivirlo sabiéndose usado para tan gran resultado.

Si el lápiz tuviera ego empezaría a sentir el esfuerzo de tener que hacer algo para escribir ese gran mensaje. El lápiz con ego realizaría la actividad de escribir y muchas veces le costaría esfuerzo y preocupación.

El lápiz sin ego es un lápiz inspirado, donde la acción que realiza sucede a través de él, mas consciente de que no es él quien la realiza, sino quien solo experimenta el gozo de atestiguar, haciendo sin esfuerzo, la realización de la tarea.

Aunque para la mente común esto puede resultar difícil de entender, es así como funciona realmente el ser humano teniendo como analogía a la persona con el lápiz. La acción implica que con la mente se haga un plan y se ejecute, donde siempre habrá estrés y esfuerzo por lograr. La inspiracción, la actividad inspirada, es donde no se es consciente de ningún esfuerzo y todo lo que se experimenta es gozo y asombro ante lo logrado como prosperidad sucedida. Ser un lápiz escribiendo por inspiracción es cuestión tan solo de escuchar y obedecer lo que tu corazón te dicta. Obedece y el gozo sin esfuerzo sucederá. Existe.

-Alejandro Ariza.

El beneficio de la lucha

No toda lucha es mala, sobre todo la que todos nosotros debemos librar contra el principal enemigo: nosotros mismos.

Dentro de nosotros existe un “oponente”. Es esa voz de nuestro ego que nos incita a hacer lo que nuestro desarrollo humano y evolución espiritual nos dice que no hagamos. Sin embargo, el beneficio, la Luz, que atraemos a nuestras vidas solo sucede cuando “gracias” al oponente, nuestra resistencia es valiosa. Para ofrecernos este beneficio de la lucha es que existe el oponente, nuestro ego. Solo ganamos (Luz) cuando resistimos a la tentación.

Hoy claramente sabía que no debía cenar, pero caí, y caí con una rebanada de pizza. Sé que no debo tomarla por su contenido de azúcar, pero aún algo peor: porque el queso ya es imposible para mí, me hace mucho daño… ¡y aún así tomé la rebanada! Esto es parte de ser humano. Saber que en la lucha no siempre vamos a ganar, pero valiendo la pena dándonos cuenta de que perdimos en esta ocasión. Sintiéndonos lógicamente mal al saber que la parte oscura de nosotros mismo ganó. Pero debiéndonos sentir bien que ganó… sólo esta lucha, mas no la batalla.

Evolucionar es una lucha constante que se libra en todo momento dentro de nosotros mismos. Solo se puede ganar si hay con quien contender. Y no hay más necesidad que contender contra nosotros mismos en la diaria oportunidad de ganar más Luz mediante el enorme beneficio de la resistencia ante las tentaciones de nuestro ego.

Desde el hecho de darse cuenta, ya hay algo de ganancia.

“Luniernes”

Siempre lo he sabido, o por lo menos desde hace mucho le he analizado, los días son meros inventos del humano, pero en realidad no existen mas que en nuestra mente como percepción. Los días son inventos incluso en sus nombres. En la época de las cavernas un cavernícola ni hablaba ni decía vuelvo de cacería el martes. Ni las palabras existían. Sucede que ya somos tantas las generaciones que nacimos dentro de la era donde ya existían las palabras inventadas que creemos que siempre han existido. No ea así. Y me resulta particularmente revelador a estas últimas fechas en que, quizá por mi actividad tan apasionado haciendo lo que hago, noto perfecto cómo se me pasa el tiempo exageradísimamente rápido de tal forma que percibo con duración de un día el espacio de lunes a viernes. De verdad, me es tan evidente esta percepción. Y ahí es donde confirmo, los días realmente no existen. Es un invento del hombre para tener cierto orden de actividades, pero no existen! Solo se suceden ciclos de luz y oscuridad. Y tanto real como metafóricamente es tan atinado verlo así. Llega un momento donde te da igual qué día es. Simplemente vives haciendo todo el tiempo lo que más te apasiona con pausas para descansar y reponer energía. Todo lo demás, es un invento hasta de la mercadotecnia para poner fechas que indican comportase de determinada manera festejando determinada condición. Inventos! No existen. Pero tanta gente se ha puesto de acuerdo en creer que existen, que los nuevos humanos que llegan a la tierra se lo creen. No existen. Solo hay luz y oscuridad intercaladas. Y hasta eso es mera percepción de un movimiento de rotación y traslación del planeta. En fin… cavilaciones de sentir ya un día llamado luniernes!

No confundas el hambre o subirás de peso.

LA PRINCIPAL RAZÓN PARA SUBIR DE PESO ES COMER AUN SIN HAMBRE. Durante todos estos años en que me he convertido en un experto en manejo de la obesidad y sobrepeso, empezando conmigo mismo como paciente y siendo doctor, he comprobado que la principal causa de aumento de peso y tallas es, esencialmente para la persona común, el comer aún sin hambre. Esta paradoja existe!

Mi mayor recomendación para bajar de peso y luego para el control y mantenimiento de éste y nuestras nuevas tallas es hacerle caso a lo que nos grita nuestro cuerpo. Porque no nos habla cuchicheado, nos grita: “Ya!”. El problema es que hacemos oídos sordos, irónicamente, a ese grito que sentimos claramente desde adentro. También he notado que la principal causa para hacer oídos sordos son los convivios sociales. Muchos hemos desarrollado la creencia de que comer juntos es motivo para convivir, olvidando que lo único que realmente deseamos es convivir. Parece que confundimos el hambre espiritual con el hambre material, y tontamente queremos satisfacer nuestra hambre espiritual (apetito de afecto, de aceptación y escucha) con comida material. Una no nutre ni satisface a la otra. Precisamente por eso seguimos comiendo, por eso hacemos oídos sordos, porque no termina de satisfacer una el hambre de la otra.

Si desarrollamos una Nueva Conciencia detectando el hambre real y satisfacemos ese hambre con su adecuado alimento, estoy seguro que muchos gozaríamos más de un delicioso café o té y su exquisita conversación que subir 1 o 2 kilos en una cena donde comer lo que claramente nuestro cuerpo ya no quería, paradójicamente generará más hambre tanto espiritual como material. Sugerencia: Come menos disfrutando más del amor y de la amistad.

Detecta cómo el hambre de gozo, la sed de placer y el antojo de plenitud son las causas que te orillan a comer aún sin hambre! Por eso la gente que desarrollamos y descubrimos otras fuentes de gozo y placer, aún mayores -mucho mayores!– que lo que nos da la comida, dejamos tan fácilmente de comer. El placer de comer pasa a segundo término cuando tienes la dicha, por ejemplo, de obtener un tremendo gozo en la actividad que realizas!

Satisface tu hambre de placer con un gozo sano. Esa es la más poderosa estrategia que he encontrado en mi vida para dejar de comer en exceso o dejar de comer cuando claramente no tengo hambre y así, bajar de peso y tallas. También he notado lo contrario, como aún sin hambre, cuando disminuyen las otras fuentes de gozo más sanas y sublimes, amor y concentración en una actividad productiva y emocionante o sensación de falta de afecto y aceptación.

PD.: Por cierto, si confundes tu hambre, además de subir de peso, también gastarás mucho dinero del que pronto te arrepentirás al notar cómo fue un gasto innecesario porque compraste lo que no satisfizo tu verdadera hambre.

– Alejandro Ariza.