¿Quiénes somos realmente?

laparascopic_cholecystectomySiempre me han llamado poderosamente la atención los transplantes. Cuando en tu cuerpo traes dentro de ti la parte de otro cuerpo… ahí mismo alcanzo a ver la “ilusión” de creer que uno es el cuerpo. ¡Qué tremenda y hermosa a la vez manifestación de claridad me brinda un transplantado!

Yo desde hace dos años aproximadamente fui intervenido para que se me extirpara la vesícula. Recuerdo perfecto cómo pensaba en ese entonces: “Ya empecé a dejar el equipo”. Me impresiona tanto esta verdad. ¡Nosotros no somos el cuerpo! Obsérvalo con atención y podrás ver que el cuerpo es, literalmente, un equipo mediante el cual nos comunicamos muy bien en esta dimensión corpórea. Pero lo que realmente somos, real, real, realmente… somos algo más allá del cuerpo. Se impone percibir “al dueño” del cuerpo: el espíritu, tu Yo Verdadero. Por eso me fascina escuchar o ver a un transplantado. Ya trae de dos equipos. Su original y una pieza de reemplazo de otro equipo que le donaron.

Si somos un ser espiritual con un componente físico, el equipo, tarde o temprano dejaremos el equipo, lo que la gente común llama “Muerte”. Otros ya lo vemos claramente como una mera transición. Nosotros, quienes realmente somos… ¡seguimos! Algunos incluso, para poder tener permanentemente un “remider”, nos quitaron ya parte del equipo, ya empezamos a dejarlo. Yo, todas las mañana, cuando me veo en mi abdomen los pequeño puntitos de la cirugía laparoscópica son un hermoso recordatorio de: “Ya lo empezaste a dejar…, ya te empezaste a desprender de alguna forma”. Pero ver a un transplantado hablando al mismo tiempo que “usa dos equipos” de usuarios distintos al mismo tiempo… me cautiva, me impone, me hace reverenciar la vida. Todos los aparentes problemas que podamos tener… se disminuyen a su ínfima expresión.

Si a esto le aumentamos que ayer mismo, el CEO de Apple, Steve Jobs, luego de un agresivo cáncer de hígado y parte de páncreas (según tengo entendido) se presentó en el escenario de su convención anual con una ovación de pie diciendo: “Estoy vertical… estoy de regreso… traigo el hígado de un joven en sus 20’s que murió en un accidente automovilístico,  y agradezco ese enorme acto de generosidad…”. Se me enchina la piel. Admiro tremendamente a este líder, amo su marca y sus equipos, pero verlo usar “dos equipos”… me hacen incluso ver a todas luces la presencia de Dios en otra de sus tantas y tantas manifestaciones. Lo dejo aquí para ti. Recuerda quiénes somos realmente.

Esto es… lo que alcanzo a ver.

ArizA.