Carbotoxicidad®

“La dosis hace al tóxico”.

–Paracelso

  Célebre alquimista, médico y astrólogo suizo. 1493-1541

Quizá esta columna sea una de las más trascendentes que he publicado en toda mi vida. Desde mis años de estudiante de Medicina ya lo sospechaba. Ya recibido como médico empezaba a sospecharlo más, pero hoy por hoy, con todos los nuevos avances de la ciencia, con los más recientes años de mi vida dedicado a estudiar las verdaderas causas del sobrepeso, la obesidad y la diabetes, hoy puedo confirmar mis sospechas como ciertas: lo que hoy se conoce como síndrome metabólico y la diabetes son meramente estados de intoxicación por carbohidratos. A eso hoy le llamaré “Carbotoxicidad®”. No son enfermedades. A estas alturas de mi vida sé de lo que hablo en este tema, como médico y como paciente. Conozco perfecto las dos caras de la moneda.

La toxicidad es la capacidad de cualquier sustancia química de producir efectos perjudiciales en un ser vivo al entrar en contacto con él. Toxina es otra forma de llamarle a un veneno. Si a partir de hoy entendemos que los carbohidratos en general ingeridos en exceso son tóxicos, y peor aún si se trata de carbohidratos simples, por ejemplo, azúcar refinada, harina blanca, pan blanco, maltodextrina, fructuosa, jarabe de maíz alto en fructuosa, sólidos de jarabe de maíz, etc., lograremos comprender cómo la persona genera un estado al que llamaré “carbointoxicación”. Tristemente, estas “sustancias tóxicas”, los carbohidratos, pueden generar adicción, por ello mi colega, el Dr. Ludwig Johnson, acuñó otro término para designarlos: “carbodrogas”. Estaríamos frente a la increíble paradoja de que el humano puede hacerse adicto a un veneno, a un dulce veneno, los carbohidratos.

Las malas noticias es que ya existe daño, además del riesgo de empeorar, aún estando en mero síndrome metabólico, ya existe daño tan solo estando obeso o con sobrepeso, sin duda ya hay daño estando en diabetes. Las buenas noticias es que en esta época de la vida, con una Nueva Conciencia de la Medicina, estas no son enfermedades, sino estados de intoxicación, y por lo tanto, ¡reversibles! Si fueran enfermedad, diría: ¡curables! Sin embargo, quiero hacer énfasis en esta Nueva Conciencia de la salud que hoy comparto contigo, la Diabetes ya no la debes ver más como enfermedad. ¡No es una enfermedad! Es un estado de intoxicación por carbohidratos del cuerpo y que manifiesta signos y síntomas de lucha que el mismo cuerpo inicia tratando de evitar el daño que tantos carbohidratos generan en él intoxicándolo. Hoy me queda más claro que nunca que la Diabetes o momentos antes, el Síndrome Metabólico, no son otra cosa más que signos y síntomas que demuestran que el cuerpo, en su gloriosa sabiduría, está intentando defenderse del daño que nosotros le estamos generando, un daño que generamos a nuestro cuerpo por ignorancia de su funcionamiento. Ignorancia de que, efectivamente, el alimento es tu medicina, o tu toxina.

Todos necesitamos macronutrientes para que nuestro organismo obtenga la energía que necesita para funcionar, es decir, proteínas, grasas y carbohidratos. Lo novedoso para la población en general es que se nos hizo creer que los únicos macronutrientes que aportan energía son los carbohidratos, así, creímos que “teníamos” que consumirlos para funcionar. ¡Y no es así! La energía la obtenemos de todos los macronutrientes, de carbohidratos pero también de proteínas y grasas. Se obtiene un poco más rápido la energía a partir de los carbohidratos, pero a fin de cuentas también la obtenemos de nuestras proteínas y grasas. En una Nueva Conciencia de la salud, estoy proponiendo mi modelo al que he llamado Alimentación Conciente®, y aquí el humano más sano entiende que puede obtener su energía fundamentalmente a partir de proteínas y grasas y muy pocos carbohidratos, por cierto, exclusivamente de pocas cantidades de carbohidratos complejos.

Saber esto puede salvarte la vida, o tú salvársela a un familiar o amigo. ¡Por eso te lo tenía que decir! En miles de personas, el sólo hecho de escuchar de la boca de su médico: “Tiene usted Diabetes”, genera ya una muerte emocional por todos los mitos que esa gente ha terminado creyendo acerca de este estado de intoxicación. Se nos ha hecho creer que la Diabetes es una enfermedad que una vez diagnosticada, es irreversible y mortal. Que se vive mal para terminar peor. Así me lo enseñaron a mí mismo en la carrera de Medicina. ¡Y no es así! Las famosas –y horrendas– complicaciones crónicas de la Diabetes (afectación en ojos, riñones y extremidades inferiores) no son otra cosa mas que el más evidente e inconcebible descuido de una intoxicación no detenida. Compréndeme, lo espantosamente grave que has escuchado de la Diabetes  ¡no es la Diabetes en sí!, sino el descuido por tremenda ignorancia y por ello seguir intoxicando más y más a un cuerpo ya intoxicado. ¡Hoy esto se puede detener sin necesidad imperiosa de medicamentos, sino imperioso será el conocimiento de una Alimentación Conciente® eliminando la toxina tan solo no comiéndola! ¿Impresionante verlo y entenderlo así, no crees? Hoy es perfectamente demostrable que la Diabetes es ¡reversible! Y esa es la mejor palabra porque no es algo curable ya que nunca existió enfermedad. Solo una enfermedad se cura. Pero un estado de intoxicación puede revertirse si nos exponemos a menos o nula cantidad de la sustancia tóxica. ¡Así es como hoy afirmamos los médicos más actualizados que la Diabetes es reversible! Hoy tiene sentido afirmarlo así. Tienes que correr la voz de esto y explicarle a tus familiares y amigos de esta Nueva Conciencia ya cada vez más sustentada en evidencias científicas y casos clínicos concretos con personas que revierten todos los signos y síntomas de ese estado de carbointoxicación, la Diabetes.

También es importante para mí decirte que no hay “diferentes enfermedades” al hablar de Diabetes o prediabetes o Síndrome Metabólico u obesidad o resistencia a la insulina o sobrepeso. Ninguna de ellas es una enfermedad. Quítate esto de la cabeza y del corazón (por el golpe emocional que esto crea en muchos) la idea de “enfermedad”. ¡No son! Más bien, todas ellas son diferentes grados del mismo estado de carbotoxicidad. Si cambiamos a una Alimentación Conciente® que está basada en muy pocos carbohidratos y sobre todo los provenientes de plantas, aunado a proteínas de gran calidad y grasas, verás con asombro cómo se revierte ese estado por la lógica de sacar “las adictivas toxinas” de tu cuerpo. Juntando lo mejor de los postulados de hace más de cinco décadas del Dr. Atkins, las evidencias del daño del azúcar en el cuerpo del que vengo hablando hace más de 5 años, las más nuevas revelaciones de las naturales bondades de la alimentación “paleo” con su principal representante latinoamericano, mi amigo, el Dr. Ludwig Johnson, y las ideas del Dr. Hyman hablando de “diabesidad” (obesidad+diabetes como un mismo estado en diferente momento), es que lograrás “prevenir” llegar a graves estados de toxicidad (Diabetes en sí) o incluso revertir estados ya manifiestos de esa toxicidad (Diabetes, resistencia a la insulina, obesidad, sobrepeso).

Disfruta del exquisito y delicioso conocimiento de una Alimentación Conciente®. Una mejor versión de ti está por suceder. Pronto publicaré más al respecto. Mi corazón me hace sentir un libro por suceder.

Bendiciones, ¡vive con entusiasmo!

–Dr. Alejandro Ariza.

 

Anuncios

25 comentarios sobre “Carbotoxicidad®

  1. muchas gracias darme luz en este tama tan maravilloso te lo agradezco en el alma desde la tribuna de mi corazon de doy las gracias te amo desde mi corazon
    saludos
    fabricio

  2. Hola Alejandro, al leerte, viene a mi memoria, lo que los metafísicos conocemos como alimentos vivos, llenos de luz, nutritivos, radiante, y el alimento muerto, seguro ya has leido o escuchado de un matrimonio creo por los años 30,s inventó una cámara que lleva su nombre kirlian, mide la energía de los alimentos, creo que alli, está el verdadero secreto de la salud, que coincide con la dieta alcalina que tantos milagros ha realizado.un abrazo.

  3. Dr. Ariza… Gracias… gracias… gracias!! Por esta información tan digerible y practica. Esto sumado a lo del Dr. Ludwig sera tremendo despertar de conciencias. Hay mucho por difundir!!! Gracias de nuevo.

  4. Hola buenos días doctor Ariza
    Es un placer siempre ver todos sus comentarios muy sabios y con todo fundamento admiro su valentía su espíritu de ayudar a quien más lo necesita .
    Espero estar lellendo más de su información para hacerla llegar a todos los rincones del planeta..
    Que dios nos lo. Guarde siempre ..

  5. Hola Alex soy seguidora fiel de tus artículos, libros y conferencias gracias a ti he aprendido muchas cosas para cuidar mi mente y mi cuerpo y a su vez he podido dar compartir ese conocimiento con mis seres queridos desde que conocí tu trabajo y lo he llevado a la práctica me he sentido muy bien tanto físicamente como emocionalmente llegaste a mi vida como un ángel a guiarme y ayudarme en muchas situaciones de mi vida siento mucha admiración y respeto por tu trabajo, si todos aplicáramos tu valioso conocimiento en nuestra vida diaria seríamos un mejor país y un mundo mejor y bueno hay que empezar el cambio por uno mismo y te agradezco mucho que compartas tu conocimiento de verdad que lo valoro mucho te mando un fuerte abrazo ya tuve oportunidad de conocerte en persona y que me firmaras algunos de tus libros y me siento muy afortunada de conocer a mi escritor mexicano favorito muestra de que en México hay mucho talento y para muestra tu =D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s